Fundaci贸n Pedro Navalpotro

Estamos en la D茅cada de Acci贸n, y en estos a帽os que quedan hasta llegar a 2030 hemos de seguir trabajando con los pa铆ses m谩s desarrollados. Estamos a tiempo de acercarnos a un mundo m谩s justo y sostenible.

Desde que Naciones Unidas aprob贸 la Agenda 2030 en 2015, los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) han ocupado un lugar destacado en los medios, en los planes estrat茅gicos de empresas y gobiernos, y en la mente de muchos ciudadanos de a pie. El sentimiento general es que no se hace lo suficiente, porque, es cierto, falta mucho camino por recorrer. Sin embargo, este proyecto global ha supuesto un gran 茅xito de concepto y de concienciaci贸n para todo el mundo y, si bien vamos mal de tiempo para alcanzar al completo los objetivos, tambi茅n hay indicadores que s铆 est谩n mejorando y se puede hablar de ellos en positivo.

La pandemia ha supuesto un frenazo en ese avance, es cierto. Pero antes de ella, est谩bamos viendo progresos significativos y buenos resultados en muchos de los objetivos 鈥揷omo la mejora de la salud materno-infantil, la ampliaci贸n del acceso a la electricidad y el aumento de la representaci贸n de las mujeres en puestos de responsabilidad鈥 y regiones. Como ejemplo ilustrativo, podemos ver los valores obtenidos en Espa帽a, donde se ha avanzado en la mayor parte de los Objetivos, excepto en el 15 (bosques, desertificaci贸n y diversidad biol贸gica), en el que ha habido un decrecimiento.

El agua, fuente de vida

En el caso del ODS 6 鈥揳gua limpia y saneamiento鈥, el avance ha sido grande. Seg煤n un estudio que hemos realizado a partir de los datos del Programa Conjunto OMS/UNICEF para el Monitoreo del Abastecimiento de Agua y Saneamiento (JMP), en los 煤ltimos 20 a帽os se ha reducido en 18 puntos el porcentaje de poblaci贸n que no dispone de este recurso en 脕frica subsahariana. Esto es: si a principios del siglo, un 38% de la poblaci贸n no ten铆a acceso a fuentes seguras, en 2020 este porcentaje se ha reducido al 20%, lo que representa una tasa de variaci贸n del 47% entre los dos a帽os comparados.

Es una gran noticia que viene dada por factores complementarios. En primer lugar, es resultado de la migraci贸n de la poblaci贸n desde las zonas rurales hacia las ciudades, donde el acceso al agua est谩 m谩s extendido. Pero tambi茅n se debe al trabajo efectuado, por parte de los gobiernos y tambi茅n de organizaciones no gubernamentales y sociales, para dotar de infraestructuras las zonas m谩s desfavorecidas (mediante la instalaci贸n de bombas de extracci贸n, dep贸sitos, pozos y sistemas de saneamiento). Adem谩s, es fruto de la concienciaci贸n respecto al problema del agua no solo fuera de 脕frica, desde donde lo vemos como algo lejano, sino tambi茅n desde dentro.

芦Un pozo que abastece a una poblaci贸n de menos de 100 personas es una gota en un mar, pero es capaz de cambiar la vida y las oportunidades de desarrollo de esa comunidad禄.

Un pozo que abastece a una poblaci贸n de menos de 100 personas es una gota en un mar, pero es capaz de cambiar la vida y las oportunidades de desarrollo de esa comunidad, y de avanzar, como en c铆rculos conc茅ntricos, como esas ondas de agua, que se extienden por la regi贸n, el pa铆s, el continente鈥 Es un ejemplo representativo de lo que se puede conseguir con voluntad, colaboraci贸n y ganas de transformar el mundo, y que podr铆a extenderse al resto de Objetivos.

Todo esto nos indica el camino a seguir, pero deber铆a tambi茅n sacudirnos y despertar algunas conciencias que a煤n permanecen imbuidas de individualismo, de condescendencia y del s谩lvese quien pueda. Desde aqu铆, una llamada, porque todos somos responsables del estado del planeta y del de nuestros cong茅neres. Tirar un papel al suelo, desperdiciar agua en la ducha, malgastar alimentos o utilizar veh铆culos contaminantes para ir a la esquina鈥 O no hacerlo. Ah铆 puede estar la gran diferencia para crear peque帽as gotas que puedan conformar un oc茅ano de cambio.

Por 煤ltimo, el ODS 13 鈥揳cci贸n por el clima鈥 contin煤a siendo la prioridad por encima de todo. No solo impacta en los recientes brotes de enfermedades y pat贸genos zoon贸ticos debido a los da帽os producidos en ecosistemas, sino que tambi茅n es la causa directa del incremento de desastres naturales como huracanes, subida del nivel del mar y olas de calor. Curiosamente, es en los pa铆ses de la OCDE (los m谩s ricos) donde menos se est谩 avanzando en este sentido, con un estancamiento de los indicadores.

Estamos en la D茅cada de Acci贸n, y en estos a帽os que quedan hasta llegar a 2030 hemos de seguir trabajando de manera coordinada y multilateral, con los pa铆ses m谩s desarrollados liderando el camino. Estamos a tiempo, quiz谩 no de cumplir la agenda completa, pero s铆 de acercarnos a un mundo m谩s justo y sostenible.

Por: Antonio Espinosa de los Monteros

Ref.Pag.:https://elpais.com/planeta-futuro