Fundaci贸n Pedro Navalpotro

Askwar Hilonga, procedente de una familia pobre de un pueblo de Tanzania, ha ideado un sistema con nanomateriales para mejorar el agua del que hoy se pueden beneficiar cientos de miles de africanos. Le han llovido los premios.El ingeniero qu铆mico Askwar Hilonga naci贸 hace 45 a帽os en el distrito de Karatu, en la regi贸n de Arusha, al norte de Tanzania, aunque pronto se mud贸 a un peque帽o pueblo de nombre Gongali. Fue el m谩s joven de nueve hermanos y la suya era una familia pobre, una de esas que engrosan la estad铆stica que afirma que, en su pa铆s, de unos 58 millones de habitantes, la mitad de la poblaci贸n debe vivir con menos de dos euros al d铆a. 鈥淓ncar谩bamos muchos retos; hab铆a noches que no sab铆amos si 铆bamos a poder comer el d铆a siguiente. Ten铆amos que hacer frente a penurias y enfermedades. Luch谩bamos duro鈥, afirma.La vida, prosigue Hilonga, no result贸 nada f谩cil en sus primeros a帽os. Econ贸micamente, las dificultades eran grandes. 鈥淔ui al colegio porque vecinos de mi pueblo me ayudaron a pagar la escuela de secundaria. Al tercer a帽o ya pude trabajar para costear los gastos. Hab铆a que luchar por cada chel铆n鈥, dice. E ilustra estos a帽os de escasez con un doloroso ejemplo: 鈥淐omo no dispon铆amos de aseos en casa, ten铆amos que ir fuera, al aire libre. Era terrible. Hoy pienso: 驴c贸mo es que andaba todo tan mal entonces? No pod铆amos ni comprar medicinas鈥.De entre todos los problemas que el joven Hilonga ve铆a a su alrededor, la falta de agua potable era el que m谩s le llam贸 siempre la atenci贸n. Incluso a d铆a de hoy, cuatro millones de tanzanos carecen de acceso a una fuente mejorada de este recurso y unos 30 millones, la mitad de la poblaci贸n del pa铆s, ni siquiera disponen de un saneamiento digno. De nuevo, el ingeniero recurre a una an茅cdota de su infancia para explicar esta carest铆a. 鈥淵o beb铆a en cualquier lado. Cuando tomaba aquella agua tan sucia, mi padre me dec铆a que imaginara que era t茅 con leche. Creo que, posteriormente, eleg铆 trabajar con agua porque la mayor铆a de las enfermedades que yo conoc铆 cuando era peque帽o estaban relacionadas con este l铆quido鈥, explica.Aquel ni帽o creci贸 y, como era buen alumno y destacaba entre sus compa帽eros, el Gobierno tanzano le concedi贸 una beca para cursar Qu铆mica en la Universidad de Dar Es Salam, la ciudad m谩s poblada de Tanzania y su capital econ贸mica. Cuando la finaliz贸, se fue a Corea del Sur a estudiar un doctorado en Ingenier铆a Qu铆mica. Se especializ贸 en formas de potabilizar con nanomateriales. 鈥淢iraba a mi alrededor y me preguntaba: 驴por qu茅 este problema no est谩 solucionado? Los filtros que exist铆an ya no eran nada buenos. Vi una oportunidad. Adem谩s, era una apuesta segura, lo requer铆a mi comunidad, yo ten铆a muchos conocimientos al respecto y el mercado lo necesitaba鈥. As铆 que el siguiente paso parec铆a claro. Montar铆a una empresa a la que llam贸 Gongali, como su pueblo, para comercializar un producto accesible que sirviera para limpiar el agua de lugares como en el que 茅l creci贸.

饾棥饾棶饾椈饾椉饾棾饾椂饾椆饾榿饾椏饾椉饾榾 饾槅 饾棸饾棶饾椃饾棶饾榾 饾榾饾槀饾椊饾棽饾椏饾椊饾槀饾棽饾榾饾榿饾棶饾榾

La soluci贸n que adopt贸 y lanz贸 Askwar Hilonga hace ahora algo m谩s de siete a帽os no resulta dif铆cil de entender. El ingeniero ide贸 un sistema con diferentes cajas superpuestas que combina un filtro de arena con materiales hechos de silicato de sodio y plata. El agua sucia debe echarse en la primera de ellas y, cuando llega a la 煤ltima el l铆quido, que ha pasado por diferentes procesos qu铆micos, tantos como cajas, ya se encuentra limpio y listo para el consumo. Los nanomateriales 鈥昹os llama as铆 porque son de muy peque帽o tama帽o鈥 hay que renovarlos cada cierto tiempo porque pierden efectividad con el uso. 鈥淧uedo adaptar los filtros seg煤n las necesidades de cada 谩rea: c贸lera, disenter铆a, amebas鈥 Y tambi茅n para el fl煤or, que puede dejar los dientes ennegrecidos y los huesos muy maltrechos鈥, comenta Hilonga. Uno de los inconvenientes que podr铆a tener el invento de Hilonga es el precio; la compra de un equipo completo parece prohibitivo para el grueso de los tanzanos, ya que cuesta alrededor de medio mill贸n de chelines locales, unos 185 euros. Pero el ingeniero tambi茅n se las ha apa帽ado para paliar este inconveniente. 鈥淓stamos estableciendo quioscos en las calles para suministrar all铆. La gente puede venir con su botella y rellenarla a un precio muy asequible. Vendemos el medio litro a 100 chelines, a 200 el litro (algo menos de 10 c茅ntimos de euro). Es bueno para todo el mundo鈥.El agua no es un problema exclusivo de Tanzania, pues es en 脕frica donde m谩s se sufre su escasez. Unicef calcula que en 脕frica subsahariana unos 325 millones de personas carecen de acceso a agua potable y que caminan 40.000 millones de horas todos los a帽os para abastecerse. As铆 que los nano filtros del ingeniero tampoco se iban a quedar en territorio tanzano y ya se han extendido a otros pa铆ses cercanos como Kenia y Zambia. La empresa Gongali da empleo a unas 200 personas y provee de agua a otras 300.000. Y a Hilonga le han llovido los reconocimientos y premios nacionales e internacionales por su labor. Hasta 21 en total. 鈥淟os recuerdo todos con mucho cari帽o, pero el que me dio la Organizaci贸n Mundial de la Salud fue muy importante. Tambi茅n el African Prize for Engineering Innovation, que me concedi贸 la Real Academia de Ingenier铆a de Reino Unido y me dio una gran reputaci贸n鈥, afirma.

Ref. Pag.: elpais.com/planeta-futuro