Fundación Pedro Navalpotro

El sector del agua ha logrado grandes avances en términos de reutilización y depuración. El papel de las empresas es crucial para superar los desafíos ligados al recurso hídrico.

El agua es probablemente la sustancia más importante para el ser humano, aquella que hace posible que exista vida en la Tierra. Y, sin embargo, se trata de un recurso limitado.Se estima que en 2050 la demanda mundial de agua aumentará entre un 20% y un 30% y en torno a 3.000 millones de personas vivirán en zonas con riesgo de escasez.Una investigación de Naciones Unidas revelaba ya hace más de un lustro que, de las 500 ciudades más grandes del mundo, una de cada cuatro sufría de inseguridad hídrica.A factores como el cambio climático y el incremento de la demanda se une la contaminación, y es que casi la mitad de las aguas residuales en el mundo se vierten aún en el medio ambiente sin depurar.En los últimos años, el sector del agua en España ha experimentado importantes avances en el ámbito de la reutilización y la depuración.No obstante, este progreso debe acelerarse para hacer frente a los principales desafíos del sector: la escasez agravada por la creciente desertización, la adaptación a la legislación europea y el déficit en materia de infraestructuras hídricas. Junto con el papel de las administraciones públicas, el sector privado también avanza en esta dirección con iniciativas que persiguen la gestión sostenible del agua, la depuración y la reducción del uso en la producción.Así se puso de manifiesto en el encuentro Preservar el agua: Para las personas, por el planeta, organizado por EXPANSIÓN.

𝐈𝐧𝐢𝐜𝐢𝐚𝐭𝐢𝐯𝐚𝐬

Coca-Cola es una de las compañías que impulsan esta transformación. “Nuestra visión se centra en aumentar la seguridad del agua en el ámbito de nuestro negocio, de las personas y de la naturaleza en las comunidades en las que operamos, de las que obtenemos nuestros ingredientes y donde estamos presentes en la vida de las personas”, aseveró Pedro Fernández, director de Asuntos Públicos, Comunicación y Sostenibilidad de Coca-Cola Iberia.Así, señaló que su estrategia en Europa se articula en torno a tres grandes ejes: la utilización del agua en sus propias operaciones, en las cuencas hidrográficas donde opera y en las comunidades donde tiene impacto. En el caso de España, la firma avanza en distintos objetivos específicos en el plano medioambiental.Según datos de 2020, Pedro Fernández explicó que “a través de diez proyectos de reabastecimiento y recuperación de cuentas hidrográficas hemos conseguido devolver más de 3.600 millones de litros a la naturaleza, lo que representa el 149% del agua queincorporamos en las botellas”.En cuanto a la relevancia de estas iniciativas, Gonzalo Delacámara, investigador sénior y coordinador del Instituto Imdea Agua, hizo hincapié en que “el valor del agua tiene que ver con el reconocimiento de que está vinculada a nuestro modelo de desarrollo económico y social”. Si bien el agua está presente en la práctica totalidad de las actividades económicas y en el mantenimiento de los ecosistemas claves para el bienestar humano, Delacámara subrayó que “el desafío fundamental no sólo es a corto plazo, sino que pasa por garantizar la seguridad hídrica a largo plazo en un contexto de inevitable adaptación al cambio climático”.Prioridad “El agua está en el centro económico de nuestro negocio y nuestra estrategia”, recalcó Carmen Gómez-Acebo, directora de sostenibilidad de Coca-Cola Europacific Partners.Los compromisos de la compañía, que se revisan de forma periódica, ponen el foco en estos momentos en la regeneración del 100% del agua que utiliza en sus procesos y operaciones. Gómez- Acebo destacó que “todo empieza por analizar de maneraconjunta con las comunidades locales aquellos aspectos relacionados con la vulnerabilidad del agua allá donde operamos”. De este modo, el proceso implica tanto a la propia sociedad como a las Administraciones Públicas, gestores locales y nacionales de agua, entidades sociales y medioambientales.La situación de los ríos, humedales y acuíferos en España es preocupante, como apuntó Enrique Segovia, director de conservación de WWF España: “El agua es el gran problema ambiental de nuestro país, porque cada vez habrá menos”.La organización World Wildlife Fund –el Fondo Mundial para la Naturaleza– colabora con Coca-Cola en distintos proyectos para devolver el agua a la naturaleza y recuperar la biodiversidad asociada a ella, en lugares como el entorno del Guadalquivir y Las Tablas de Daimiel.Segovia incidió en que “debemos cambiar nuestra relación con la naturaleza y nuestros ecosistemas hídricos: es necesario transformar la forma de gobernanza para poder recuperarlos”.

Ref.Pag.: Jesús de las Casas. Periódico EXPANSIÓN.